El asana

Temario >> El asana

1- El asana

Es en el yoga donde surge el asana o postura, cuya raíz procede del verbo as que significa ser, por una parte, define una identi-dad y sirve de unión entre dos términos y por otra parte designa la existencia, la realidad de un individuo. El sentido es tener exis-tencia, encontrarse en realidad, lo que viene a expresar lo consistente y lo verdadero, El Ser.

Esto se considera ante todo una experiencia y no un simple ejercicio, que tiene como objetivo un estado, una forma de situarse, de encontrar su lugar, más que de actuar; dejando hacer en lugar de querer hacer constantemente, sin competitividad, progresando en su propio ser. En los yoga sutras de Patanjali los asana deben ser firmes y confortables – Sthira sukham asanam – la unión armoniosa entre la estabilidad y la fluidez, la fuerza y la flexibilidad, el rigor y la suavidad, donde tiene lugar la trasformación.

2- Asana de descanso

Los asanas de relax ayudan a calmar el cuerpo y la mente. Nos permiten absorber y asimilar la energía que hemos creado tras la realización de otras asana y nos ayudan a prepararnos para las siguientes.

3- Posturas de estiramiento

4- POSTURAS DE FLEXIBILIDAD DE LAS CADERAS

Las caderas son la zona de intersección entre la columna vertebral y la parte inferior del cuerpo; su estabilidad y fuerza son ne-cesarias para mantenernos en pie, por lo que es importante cuidar su movilidad.

Este grupo de postura ayudan a mejorar la flexibilidad de las caderas, a relajar la parte baja de la espalda y a facilitar una mayor agilidad y libertad de movimientos en el cuerpo.

5- ASANAS DE FLEXIÓN Y CIERRE

Toda postura o posturas de extensión y estimulación deben compensarse por otras de flexión y moderación, creando así un be-neficioso equilibrio tanto en las estructuras físicas como en las actitudes síquicas.

Citaremos diferentes tipos de flexión: flexión de la pelvis, piernas extendidas; flexión de la columna vertebral, piernas extendi-das; flexión de la columna vertebral, piernas flexionadas. Unos y otros contribuirán a centralizar las energías y a canalizarlas por el conducto central (Sushumna Nadi) hacia los centros cerebrales. Estas posturas inducen al recogimiento interior (pratyahara) y a la concentración (dharana).

6- ASANAS DE LATERALIZACIÓN

Las posturas de inclinación lateral comportan un trabajo de estiramiento y de apertura de los costados, afectando desde la cin-tura hasta el hombro. Esto permite equilibrar ambas mitades del cuerpo con la consecuente armonización de funciones vitales y mentales. Por otro lado, posibilita un movimiento más amplio de las últimas costillas, desarrollando la fase media de la respiración completa, que a su vez capacita a una sensibilidad más agudizada y presente, y a una normal expresión de la función emocional.

Estas posturas preparan las extensiones y flexiones para un perfecto alineamiento del conjunto vertebral.

7- ASANAS DE TORSIÓN

Las posturas de torsión se caracterizan por el giro sobre su eje que realiza la columna vertebral. La torsión de la espalda puede realizarse desde múltiples posiciones y, a veces, se combina el giro con movimientos de flexion o de extensión. Estas posturas masajean principalmente los órganos abdominales, fortalecen la columna y equilibran el sistema ner-vioso.

Al movilizar los órganos internos, los procesos depurativos del cuerpo se activan, las toxinas se drenan y son son desechadas del organismo. Activan la digestión y aportan más energía a todo el cuerpo.

8- ASANAS DE EXTENSIÓN DE COLUMNA

9- POSTURA DE EQUILIBRIO

10- POSTURAS INVERTIDAS

Logo final de página