Fases del asana

Temario >> El asana >> Fases del asana
El asana consta de dos fases:

Fase dinámica; que es el trayecto desde la posición de partida del propio asana. Durante la fase dinámica es necesario coor-dinar la respiración con el movimiento, a un ritmo lento, sin brusquedades, con un máximo de atención, lo que lleva consigo automáticamente la interiorización. Al trabajar físicamente de esta manera, además de todos los beneficiosos efectos fisiológi-cos, la atención y la concentración son obligadas, con la consiguiente mejora mental.

Fase estática; mantener la posición correctamente durante un número determinado de respiraciones. Después volver a la posición de partida al mismo ritmo lento que a la ida. Acabado el asana, pasar a una breve fase de relajación.

Logo final de página