La india prearia

Temario >> Historia y filosofía del yoga >> La india prearia
Los indios mantienen en la actualidad unas creencias que se desarrollaron durante los primeros mil años de la era actual. Sus raíces en la brillante civilización india que floreció en el valle del Indo, hace más de 5.000 años.

No había nada primitivo en esta civilización del Indo-Sarasvati, que lleva el nombre de dos grandes ríos que una vez fluyeron por el norte de la India, hoy en día sólo el río Indo fluye a través de Pakistán.

La civilización del Indo desapareció sin dejar huellas, hasta que en 1925 las excavaciones llevadas a cabo por Daya Ram Shani, en Harappa (Pendjab) y Rakhal Das Banerji, en Mohenjo-Daro (Sindh), revelaron sus tesoros.

En un principio se creía que su desaparición estaba relacionada con una invasión llevada a cabo por los arios (sánscrito, arya “noble” o “libre”), pueblos que presentaban entre sí semejanzas en sus creencias religiosas, costumbres, lenguas, etc., emparentados con otros que por la misma época se difundían por Europa, iberos, los futuros germanos, latinos, y en Asia los futuros árabes y persas, así como en África los futuros bereberes, entre otros.

Pueblos con una procedencia desconocida en las fuentes oficiales y cuyo país de origen no estaba determinado con seguridad, aunque algunos investigadores señalaron las estepas del sur de Rusia como origen y una imagen totalmente distorsionada:
“Proceden de las tierras meridionales rusas o quizá del sur de Siberia occidental, donde han convivido con sus  hermanos de raza indoeuropeo; celtas, itálicos, griegos, hititas, medos, persas. Poco antes del 2000 a.C. Han  atravesado el Caucaso y han convivido algún tiempo en los Montes Zagros con los medos y persas, con los que  evidencian importante parentesco lingüístico y religioso. Hacia 1.800 inician su penetración en el valle del Indo,  donde parecen ser los destructores de Mohenjo-Daro, Harappa, Rana Ghundai, Kulli, Jhunkar, Chanhu-Daro.  Hacia el 1.500 parece que habían rematado la ocupación del pendjab. Entonces empieza la redacción de sus más  antiguos textos religiosos Vedas” (Manual de Historia Universal, Najera).

Hoy en día los investigadores están cada vez más a favor de una imagen completamente diferente de la historia de la antigua India. Se está llegando a la conclusión de que nunca hubo una invasión aria y que la decadencia de las ciudades del Indo Sarasvati se debió a los cambios dramáticos en el clima, así como gran catástrofe tectónica que cambio el curso de los ríos. En particular, llevó a la desecación de lo que fue el río más grande de la India, el Sarasvati.

Este era el río más famoso del Rig-Veda, que es el texto más antiguo conocido. Se compone de una arcaica y difícil forma de sánscrito y se transmitió de boca en boca durante generaciones.

Ahora bien, si el río Sarasvati se secó alrededor o antes del año 1.900 a. C, el Rig-Veda es anterior a la fecha de referencia, si eso es así, entonces los compositores de esta colección de himnos debieron ser contemporáneos con la gente de la civilización del Indo, que floreció entre el 3000-1900 a. C (las referencias astronómicas en el Rig-Veda sugieren que al menos algunos de sus 1.028 himnos fueron compuestos en el tercer o incluso cuarto milenio antes de Cristo). Por lo tanto, los arios de habla sánscrito, que crearon el Rig-Veda, no vinieron de fuera de la India para destruir la civilización de Indo- Sarasvati, habían estado allí todo el tiempo.

Los arios

El pueblo Indo-Sarasvati eran una nación marítima que exportó una gran variedad de productos a Mesopotamia y otras partes del Medio Oriente y África.

Los indoarios habitaban en aldeas dispersas y separadas, agrupados en tribus. La población urbana disfrutó de edificios de planta cuadrada de varios pisos, todos de las mismas dimensiones, así mismo tenían agua corriente fría y caliente, un sistema de aguas residuales sin paralelo en el mundo antiguo hasta el imperio romano, baños públicos, ladrillos horneados y estandarizados para la construcción.

No tenían templos ni divisiones sociales, y aunque el dirigente tribal era el Zar (Sabio), este compartía el gobierno de su tribu con un consejo o asamblea.

Innumerables figuritas de cerámica, así como sellos y amuletos, ofrecen una visión clara de su profundidad espiritual, al tener un significado simbólico (toros, tigres, unicornios, estrellas de ocho puntas, lunas, etc.) que además aportan el testimonio de un culto de la fecundidad paralelo al relacionado con la diosa – madre en otras zonas del antiguo oriente, los cuales disfrutaban en sus ceremonias de conexión (tantra) con la misma de la música y a la danza.

Una representación interesante es la del «dios astado»: está sentado sobre un taburete y con las piernas cruzadas al estilo del yoga, con los brazos extendido y las manos apoyadas en las rodillas y rodeado de animales; lleva sobre la cabeza un penacho de plumas entres dos cuernos de búfalo. Esta «deidad astada» aparece sobre diversos sellos, en uno de los cuales presenta un triple rostro. Primeras representaciones del dios Shiva, dios de la fecundidad representado por el búfalo y maestro del Yoga, ya que fue este pueblo quien dejo la enseñanza de estás maravillosas técnicas desarrolladas para el descubrimiento y desarrollo del Ser.

El sánscrito

La lengua usada por los Arios, es una de las lenguas indoeuropeas más antiguas y hoy en día es uno de los 22 idiomas oficiales de India, se usa actualmente como lengua litúrgica en el hinduismo, el budismo y el jainismo y en menor medida como lengua vehicular de cultura, así como el idioma en el que la mayoría de las escrituras del yoga están escritas.

yoga en sí, que corresponde a zugos, iugum, joug, joch, yugo en estos idiomas.

Literatura sagrada

La dimensión espiritual de la India, a lo largo del tiempo se ha concretado en un gran tesoro de obras filosóficas, religiosas y literarias, uno de los patrimonios culturales más ricos de la humanidad, con los métodos que innumerables instructores, sabios, eruditos, pensadores y filósofos han ido ensayando para ayudar a resolver los problemas que han aquejado a la humanidad.

Una parte de la literatura religiosa y folclórica de los indoarios, aumentada con producciones posteriores dio lugar a los textos védicos.

Los Vedas (“saber”, “conocimiento”, verdad”) se refieren a cada uno de los libros sagrados primitivos de la India, escritos en sánscrito. Se creía que los Vedas habían sido compuestos por “poetas-videntes” (rishis), que en tiempos muy lejanos los recibieron por inspiración directa de las divinidades, lo cual explicaba que recibieran el nombre de Shurti (“Revelación, lo que se ha escuchado”), para distinguirlos de los textos religiosos posteriores, a los que se denomina Smriti (“Tradición, lo que se recuerda”).

Shurti, la revelación

– La primera sección, Los Vedas , formada por cuatro colecciones o Samhitas:

Rig-veda Samhita; colección del Veda de los Himnos a los dioses, consistente en 1028 himnos

Sama-veda Samhita; colección del Veda de las Melodías o Canto Ritual. Contiene un total de 1810 estrofas procedentes en su totalidad de himnos del Rig- veda, ordenados para ser cantados.

Yajur-veda Samhita; colección del Veda de las Formulas rituales, una tercera parte del contenido proviene del Rig-veda.

Atharva-veda Samhita; colección del Veda de los Himnos Mágicos, está compuesto por himnos mezclados con fórmulas y encantamientos mágicos para contrarrestar enfermedades y calamidades. Se consideraba importante para la realización de sacrificios, hechos por los sacerdotes brahmanes.

– La segunda sección formada por:

Los Brahmanas (1.000 a 500 a. C) voluminosos tratados de disquisicones ritualistas y simbólicas que explican los sacrificios de fuego y los rituales védicos.

Los Aranyakas o tratados del Bosque, es un tratado para los sadhú (santos), ascetas que siguen el camino de la penitencia y la austeridad que abandonan el mundo para vivir en la naturaleza y obtener la iluminación. Es la cuarta fase de la vida en la religión hindú, después de estudiar, de ser padre y de ser peregrino.

Las Upanishad o doctrinas secretas; (800 a 500 a. C). textos que constituyen la parte final de los Vedas, también son conocidas como Vedanta (conclusión de los Vedas). Hay más de doscientas Upanishad, aunque la tradición fija su número en ciento ocho.

Shurti, la tradición

Su autoridad, aun siendo menor que la del Veda, goza también de gran prestigio.

Los Vedangas o “miembros del Veda”; Cierta clase de estudios para el discípulo cuyo fin es el de llevarles a la quietud mental. Son ciencias auxiliares para el conocimiento de los Vedas. Son seis:

Shiksha La ciencia de la correcta pronunciación y articulación de los Mantrams.

Kalpa Es la ciencia de los rituales y ceremonias religiosas

Viakarana Estudio de la gramática sánscrita

Niruktha Explicación etimológica de las palabras de los Vedas.

Chandas Ciencia de la prosodia en sánscrito.

Jyotisha Astrología.

Los Sutra; cuyo significado es “hilo conductor”, son colecciones de aforismos, sentencias breves y de carácter doctrinal, elaboradas durante siglos y transmitidas por tradición oral:

Kalpasûtras; sutras que están relacionados con el ritual

Los Shrautasûtras; indican los usos del culto “oficial” representado por los grandes sacrificios.

Los Grihyasûtras; regulan las ceremonias domésticas para las ocasiones de nacimientos, muertes y bodas.

Los Dharmasûtras; se trata de prescripciones que conciernen a la moral: el conjunto de derechos y obligaciones de las personas, así como las leyes que rigen su vivir cotidiano.

Los Itihasas (así en verdad fue); hacen referencia a leyendas, sagas heroicas y mitos. Los textos más conocidos de este género literario son el Ramayana y el Mahabharata del que forma parte el
Bhagavad Gita.

Los Puranas; son una clase de literatura análoga a la épica. Estos valiosos tratados son recopilaciones de antiguas leyendas, mitos cosmogónicos, que pretenden dar respuesta al origen del Universo y de la propia humanidad y saber teológico, natural y astronómico. Suelen atribuirse a Viasa, el legendario autor de la epopeya Mahabharata y compilador de los himnos védicos. Existen dieciocho Puranas principales o Maha-puranas y dieciocho secundarios o Upa-purânas. Entre los Puranas más importantes figuran:

El Bhagavata-purana o Bhagavatam.

El Vishnu-purana.

El Shiva-purana.

Los Niti-Shastras (tratado de conducta); son un género de literatura didáctica que gira en torno a la ética. Son obras generalmente en prosa, con inserción de moralejas y máximas.