La posición correcta

Temario >> Pranayama >> La posición correcta
Se pueden adoptar varias posiciones como Padmasana (la posición del loto, completa o parcial), Siddhasana, Vajrasana (la posi-ción del diamante), Sukhasana (sentado, con las piernas cruzadas).

Si la columna vertebral está doblada, los movimientos respiratorios se verán comprimidos y alterados, la atención será mucho menos estable y el prana circulará de forma deficiente.

Es evidente que cuando quieras respirar con una parte de los pulmones, las otras también están implicadas; se trata únicamente de dar un mayor énfasis a una de ellas.

Cuando estés suficientemente entrenado, la respiración se volverá fluida y profunda de manera espontánea, de forma que la práctica del Vibhaga Pranayama ya no será necesaria.
Vibhaga Pranayama: la respiración lobular
Con esta práctica se gana control consciencia del movimiento respiratorio, que se ejerce sobre sus tres componentes:

Respiración abdominal, diafragmática o natural.

Respiración torácica o media.

Respiración clavicular o alta.

Procederemos subdividiéndola en dos fases: en la primera, la consciencia de la respiración en las distintas zonas se vale del tacto de las manos para estar seguros de que la respiración se produce efectivamente donde la mente la dirige (de hecho, la imposi-ción de las manos facilita la dirección de la mente).

Cuando esta consciencia y dominio hayan sido logrados, en la segunda fase procederemos hacia el progresivo alargamiento de las diversas partes de la respiración.

La respiración se realiza por la nariz, tanto al inspirar como al espirar, lenta y regulada. Sirva para ello la imagen de quien trata de captar el perfume de una flor.
Logo final de página